#SueñoDeUnaNocheDeRelatos

https://g.co/kgs/wDtHFA

Screenshot_2018-09-09-13-58-17_1536512403689

A aquellos que leyeron mi libro y a los que, pronto, lo leerán, los invito amable, cortés y humildemente, a manifestar sus opiniones a través de Google. Desde ya, muchas gracias.
Con afecto: Zoe

https://luzazulediciones.com/producto/sueno-noche-relatos-zoe-ruiz

 

Anuncios

Wi-fipedia

54d7a2f5ab4004654d18686baf3f44c8_1536084831841

Juan Smith, cuyo nombre real fue Juan John Smith Pérez, fue un individuo común y corriente que alcanzó cierto grado de notoriedad en algún momento de su vida. Siempre, incluso siendo medianamente famoso, pasó inadvertido y hasta desapercibido. Solo él supo de su existencia y en la actualidad, a nadie le interesa que haya creado wi-fipedia, la enciclopedia virtual para destacar los logros de cualquier persona conocida únicamente dentro de las cuatro paredes de su casa y en ámbitos que no llaman la atención de nadie en lo absoluto.

 

Información personal: Juan Smith nació a fines del siglo XX, entre las décadas 70’s y 80’s en alguna parte del mundo, no importa dónde, ni el día exacto. Se desconoce la fecha de su fallecimiento, porque nadie sabe nada al respecto. Algunos especulan que está vivo y que es amigo de Elvis Presley.

 

Características físicas

Las de un hommo sapiens completamente anodino de fines del siglo XX y comienzos del siglo XXI.

 

Inicios

Juan Smith fue hijo de unos padres quitados de bulla, por lo tanto, no existe información relevante sobre ninguno de los dos, ni sobre la infancia de Smith. No está claro si fue hijo único o si tuvo más hermanos.

 

Carrera

Smith estudió algo y se tituló de alguien experto en llevar la típica vida del hombre promedio de su generación; esto es, hacer mucho, ganar poco y descansar nada.

 

Vida privada

Contrajo matrimonio con su novia de secundaria, pero después de un tiempo impreciso, tanto él como ella, hastiados uno del otro, sin dinero, afortunadamente sin hijos, llevando una vida plagada de falta de excesos de nada que no fuera trabajo, sin derroches, vicios y sin ningún tipo de escándalo, decidieron que lo mejor para ambos sería separarse. Destrozado, cuarentón y endeudado hasta la médula ósea, Smith se involucró con una joven 20 años más joven que él, que lo arrastró a vivir como un millennials. Según las propias palabras de Smith: “Esta generación sabe mucho de tecnología, pero nada sobre la vida. Me impresiona que puedan configurar lo que sea sin leer ningún manual de instrucciones, ya sea porque su cerebro viene configurado genéticamente para decodificar de manera espontánea o porque no les gusta leer ni siquiera un miserable papel con unas simples instrucciones. Ojalá existiera un maldito manual de instrucciones para configurarlos a ellos, aunque dudo que estén interesados en configurar su propio cerebro para usarlo en alguna actividad que no requiera estar conectado a wi-fi. Son unos verdaderos adictos a los teléfonos inteligentes y si no me creen, hagan la prueba de quitárselos y verán la crisis de abstinencia que se les desata. ¡Mi reino por un cassette!”. Lógicamente, después de semejantes palabras, la chica dio por terminada la relación y lo bloqueó de todas sus redes sociales, acusándolo de reaccionario. Humillado, Smith renunció a su trabajo y vendió todas sus pertenencias para comprar una cabaña en el bosque, lejos del mundanal ruído, para hacer las paces consigo mismo y con wi-fi.

 

En una entrevista publicada en un medio escrito, ampliamente desconocido, Juan Smith declaró que fue en la cabaña del bosque donde se le ocurrió fundar wi-fipedia, institución destinada a proporcionar datos de interés general sobre personas tan comunes y corrientes como él. El problema -recalcó- es que el individuo corriente siente un profundo interés por el individuo famoso; por lo tanto, los datos de wi-fipedia no sirven para nada de nada. Curiosamente, su iniciativa logró captar la atención de grandes personalidades y amigos del jet set internacional.

 

Enlaces externos: ninguno

 

Premios: primer premio en una rifa escolar y el Smith wi-fipedia award a la trayectoria de “sujeto común y corriente”, otorgado por alguien.

 

 

Un Sueño que merece ser soñado…

https://luzazulediciones.com/producto/sueno-noche-relatos-zoe-ruiz

Como mi querido Sueño de una noche de Relatos, es un sueño que merece ser soñado muchas veces, dejo con ustedes un pequeño fragmento de, Encuentros, una historia que narra tres importantes citas entre Dios y su némesis y que, por ningún motivo o bajo ninguna circunstancia, daré a conocer su sorprendente desenlace.

IMG_20180824_002210

Sueño de una noche de Relatos, está de regreso

Sueño de una noche de Relatos, está de regreso!

2017-09-18_02-54-57_1_1505714390969

Al igual que los personajes de la afamada comedia de equivocaciones de William Shakespeare, en cuyo título tuve la osadía de inspirarme, mis relatos fueron víctimas de las travesuras y enredos de las criaturas de la noche. Sin embargo, después de muchos ires y venires, mi Sueño de una noche de Relatos está de regreso en gloria y majestad, y con una flamante sorpresa.
Al respecto, solo les diré que se trata de la continuación de Un espacio entre los espacios y, como si mis historias les hablaran a través del pequeño Puck, duende de los bosques, ellas desean decirles:
“Si nosotros, vanas sombras, te hemos ofendido, piensa nada más esto, y todo estará bien: que te has quedado aquí durmiendo mientras han aparecido esas visiones. Y esta débil y humilde fantasía no tendrá sino la inconsistencia de un sueño. Amables espectadores, no nos reprendan; si nos conceden su perdón, nos enmendaremos y procuraremos corregirnos rápidamente. Entonces, dadnos las manos, si es que somos amigos y los recompensaremos como se merecen”.

https://luzazulediciones.com/producto/sueno-noche-relatos-zoe-ruiz

Amazon: https://amzn.to/2Pmy08J

Ibooks: https://goo.gl/7WnkiZ

Google Books:https://play.google.com/store/books/details?id=wB1qDwAAQBAJ

Kobo: https://www.kobo.com/es/es/ebook/sueno-de-una-noche-de-relatos-2

Un espacio entre los espacios

cherubini-raffaello-sanzio_1501621135767

Después de todo lo que había creado, el aprendiz cayó dormido como un tronco y despertó al día siguiente, un tanto mareado y con dolor de cabeza. Recordó que mientras su Maestro dormía, él había creado un espacio entre los espacios y un tiempo entre los tiempos.

Me gustaría poder opinar sobre tu Ópera prima, pero no tengo permitido hacerlo dijo Luzbel, el único ángel que tenía el poder de leer sus pensamientos.

¿Quién demonios eres tú?

Soy tu ángel más querido y mi nombre es…

―¡Luzbel! ―exclamó el aprendiz, completando la frase con alegría―, ahorra tus palabras, amigo mío, recuerda que yo también puedo leer tus pensamientos. Por cierto, ¿quién nos dotó de un poder tan absurdo?

―Tú.

―Caray, hay muchas cosas que no recuerdo; esto de crear sin el consentimiento de mi Maestro me dejó agotado.

―No deseo alarmarte, pero ¿qué sucederá cuando Él despierte?

―No lo sé, supongo que lo tomará a bien.

―No seas ingenuo ―rió Luzbel―, tú sabes que resolviste mal la ecuación del tiempo y que la distancia entre tus espacios no existe.

―¿Cómo que no existe?

―Leí tus pensamientos.

―No creas que me intimidas, acabo de leer tus pensamientos leyendo los míos y sé lo que tramas.

―Y yo leo los tuyos, y sé que lees que pienso que, de todos los ángeles, yo soy el más hermoso.

―¿Insinuas que pienso que los demás son feos?

―¡Afirmo que tú piensas que yo pienso eso!

―No te exaltes, Luzbel.

―Tienes razón, pero es que a veces te encuentro tan estúpido, que no puedo evitar perder el control de mis emociones.

―Somos dos ―afirmó el aprendiz, mirándolo con cariño―; ahora guarda silencio, mi Maestro acaba de despertar y viene hacia acá.

Luzbel obedeció, y los otros ángeles, arcángeles y querubines se apartaron para cuchillear entre sí.

―Bienvenido, colega ―exclamó el aprendiz, poniéndose de rodillas―, espero que mi humilde creación sea tu agrado.

―Fui creado para crearme, no para ser tu “colega”.

―¿Quién te creó?

―Mi creador.

―¿Con qué objetivo?

―Te lo acabo de decir: fui creado para crearme.

―No comprendo.

―Somos una creación metadiegética, con infinitos niveles de efecto droste, y nuestras escrituras son una narración enmarcada, metafórica y superlativa, ¿captas?

―En lo absoluto.

―Se refiere a que somos una creación dentro de otra, como si soñaras que sueñas que estás durmiendo ―explicó Luzbel, dando muestras de una agudeza mental que lo elevaba sobre el promedio celestial.

―Veo que tu creación es bastante aceptable, aunque no estaría demás que pulieras algunos detalles ―sugirió el Maestro, mirando directamente al ángel entrometido.

―¡Epa! El hecho de que seas mi Maestro no te da ningún derecho a juzgar a mi mejor amigo.

―Ahora tú eres el Maestro y yo el aprendiz.

―¿Te refieres a que soy el Alfa y Omega?

―Me temo que sí. Ahora levántate, ninguna creación debería arrodillarse ante otra.

―¡Soy el Verbo! ―exclamó el ex aprendiz, alzando los brazos al cielo sobre el cielo de los cielos.

―Lamentablemente ― respondió en ex Maestro, con tono sombrío, y, sin más, desapareció entre uno de los espacios de los espacios y se perdió en algún tiempo entre los tiempos.

―Veamos, ahora que soy el Jefe, lo primero que haré será expulsar a esa pareja de hippies que retozan en mi jardín, porque tengo el presentimiento de que probarán no solo una, sino muchas de mis manzanas. Luzbel, ven acá ―ordenó, chasqueando los dedos con impaciencia.

―Lo sé, deseas que me transforme en una serpiente y le ofrezca el fruto del Árbol del Conocimiento a Eva.

―¿Eva? ¿Árbol del conocimiento?

―Las escrituras dicen…

―¡Pero si es solo un manzano!

―Contiene el fruto prohibido ―siseó Luzbel, semiconvertido en serpiente―. Una vez que Eva lo pruebe, Adán también lo hará y ya nada volverá a ser lo mismo, pues tú montarás en cólera y los expulsarás del Jardín del Edén para que Adán se gane el pan con el sudor de su frente, y Eva…

―Basta de chismes y expúlsalos de una vez por todas.

―Bueh, allá voy ―contestó, Luzbel.

Para calmar su ansiedad, el Neo Maestro recorrió la Vía Láctea, arregló una estrella que estaba torcida, ajustó los anillos de Saturno y niveló los megapixeles de Marte para darle mayor nitidez. De pronto, reparó en la existencia de un pequeño planeta azul y decidió que, a pesar de ser más agua que tierra, era el lugar perfecto para que la pareja de hippies pudiera vivir sin problemas una vez fueran expulsados del Edén.

―Listo, ya los desalojé ―dijo Luzbel, entregándole la manzana incriminatoria―. Leo que tramas enviarlos a la Tierra junto al ecosistema que ideaste para ellos.

―Así es.

―Sinceramente, tu decisión me parece ilógica.

Él lo miró con enojo, por andar opinando y leyendo su mente sin su permiso.

―¿Qué te sucede? ―preguntó el ángel, retrocediendo.

Él continuó mirándolo con doblegado enojo.

―¡Soy inocente! ―se defendió Luzbel―. Tú fuiste tu propio Maestro y tu propio Aprendiz, y si ahora estoy organizando un complot en tu contra, es porque me creaste para ser tu némesis.

El Maestro no dijo nada y, digno, procedió a darle vuelta la espalda a Luzbel para que éste no viera su expresión de asombro, ya que no tenía ni la menor idea de ningún complot, ni del significado de la palabra némesis. Disimulando, aguardó un instante antes de hablar.

―Solo me ciño a las escrituras.

―Las escrituras dicen que me condenarás a vivir en las entrañas del mismo planeta adonde enviaste a Adán y a Eva, con la única finalidad de que haga de sus vidas un infierno.

―Que así sea, vade retro de mi creación y no vuelvas más.

―¡Ya no puedo leer tus pensamientos!

―Acabo de cerrar mi mente hacia ti.

―Perdóname ―rogó Luzbel, reprimiendo las lágrimas.

Sin saber qué hacer, el Maestro mordisqueó la manzana que condenara a los hippies y, de golpe, la consciencia de sí mismo y el conocimiento del principio y del fin y de todo lo que fue, es y será, lo iluminó, transformando el espacio entre los espacios en infinito, y el tiempo entre los tiempos en eternidad.

―Te perdono ―dijo con la voz entrecortada por la emoción de su epifanía―, pero debes irte.

―Fuiste tu propio artífice y te envidio por ello ―murmuró el ángel caído―, pero nunca busqué ser tu enemigo.

―Yo tampoco busqué Ser lo que Soy, pero ya todo está hecho.

En señal de despedida, ambos se abrazaron como solo lo hacen dos amigos que se quieren con el alma y después, cumpliendo con las Escrituras, uno de ellos permaneció en las alturas y el otro descendió a los infiernos para sumirse en las tinieblas.

El premio

495283bb975c8fbea8ebf774b93dd9aa_400x400

Quiero agradecer a RCAG y a aquellos que me leen, por otorgarme un premio Liebster, a través de otro premio. Es uno que ya conocen y que nació de mi fructífera imaginación: El premio del Bingo

Los sucesos que pretendo contar a continuación se dieron de forma tan vertiginosa, que si mi memoria no fuera como una manta de patchwork y cosiera mis recuerdos como retazos para mantenerlos unidos, ya los habría olvidado. Puede parecer absurdo, pero recordar a un recuerdo, no es fácil y éste, es uno que deseo conservar. Todo comenzó cuando envejecí. El mundo daba por olvidada a mi generación y el día que cumplí 95 años, supe que era el momento de hacer mis maletas, despedirme de los parientes, no así de mis amigos y largarme para recluirme junto a los amigos de los que no me despedí, porque en cuanto abrí la puerta de la residencia para ancianos, me estaban esperando para darme la bienvenida. Fue un reencuentro grato y emotivo, evocamos nuestras locuras juveniles y un sinfín de anécdotas, como cuando perdí un concurso de baile por torcerme un tobillo y el juez me descalificó por enojón. Pasadas las risas, me pusieron al tanto sobre las actividades recreativas del lugar, de las cuales todas, excepto el bingo, me interesaron. Eso de rellenar un cartón, en pos de un set de vasos de plástico no me atraía para nada, pero mis amigos, intercambiando miradas de complicidad, insistieron en que una vez me enterara del premio, cambiaría de opinión. Por respeto a ellos, acepté su invitación para jugar al bingo y ese sábado por la noche y con mi opinión sin cambiar en lo más mínimo, de pronto un hombre que irradiaba vitalidad, irrumpió de la nada, junto a una muchacha que supuse era su asistente. Él sonrió y mientras la joven, que, en efecto era su asistente, nos repartía los cartones con sus respectivas fichas, el destello de su envidiable dentadura iluminó el salón, hasta transformarla en una discoteca de los ’70, El piso, otrora de parquet, ahora era un sinfín de patrones lumínicos, y una inmensa bola de espejos reemplazó al tubo fluorescente instalado en el techo. Sentí una oleada de adrenalina cuando, en medio de una música que me fascinaba, mencionó el premio y con el corazón a mil, me desplomé víctima de un desmayo o de un paro cardiaco. Desperté segundos después, creyendo que todo había un sueño o que había muerto, pero no era así, y mientras el hombre se aprestaba a tomar el micrófono para cantar los números que, uno tras uno, su asistente fuera extrayendo de la tómbola, murmuré:

-Vaya bingo, el locutor parece galán hollywoodense y el premio desafía toda lógica.

Pero mis amigos me hicieron callar, expectantes por oír el primer número. Los observé apretar las mandíbulas y las manos con las que sostenían sus fichas, como si fueran pilotos de Fórmula Uno y no un grupo de vejetes, presurosos por rellenar un cartón de bingo. Intenté ponerme en sintonía y fingiendo apretar la mandíbula, me ajusté las gafas y esperé. La tómbola giró y el primer número extraído fue el 11, lo marqué, el segundo fue el 7, también lo marqué y el tercero, cuarto, quinto y sexto, también los marqué. Era increíble, esa tómbola arrojaba todos los números que necesitaba para completar mi cartón, y cada vez que ponía una ficha, exclamaba un sí o un yeah, avivado por mis amigos que aplaudían mi posible victoria, pero el entusiasmo se convirtió en suspenso cuando estaba a un número de completar mi cartón. Rogando para que la tómbola arrojara un 72, cerré los ojos y mientras apretaba no solo mis mandíbulas, sino el cuerpo entero, escuché la melódica voz del moderador decir mi número y al instante puse la ficha, me levanté y eufórico, levantando ambos brazos, grité biiiiingo. Quién no lo haría, el premio era tener 21 años durante 12 horas y reevaluando mi opinión sobre el bingo, tomé de la mano a la joven asistente y al son de la música de Fiebre de sábado por la noche, sin torcerme un tobillo ni ser descalificado por nadie, bailé con ella durante toda la noche, siendo uno de los mejores retazos del patchwork de mi memoria.