Reseña de Sueño de una noche de Relatos

Esta es la primera reseña sobre mi libro:

La tarea de resumir la gran variedad de temas que encierran, o quizas liberan, estos relatos no es sencilla. Empezaré intentando compartir una sensación que la mayoría de ellos han terminado por transmitirme, asombro. Si bien leyéndolos de manera superficial es fácil disfrutar de un sentido del humor y una finísima ironía recubierta de una fantasía a veces desbordante, al leerlos con detenimiento suelo acabar teniendo la sensación de estar mirando a través del espejo, entre las bambalinas de lo que creemos que es la realidad, viendo las urdimbres de la mente humana a través de una suerte de aleph. Los personajes que aparecen, en ocasiones niños con vocación de adultos o adultos con vocación de niños, frecuentemente dibujaran una sonrisa de reconocimiento en quien los descubra. Los tintes borjianos y carolianos son innegables y son mostrados por la autora con una rara mezcla de orgullo y humildad. Estamos sin duda ante la primera de muchas obras por venir.
Alberto Guaita Tello, escritor.

1398369914-1_1502045368100_1502045573183_1502283972967_1502290152244-1

https://www.bebookness.com/sueno-de-una-noche-de-relatos-zoe-ruiz.

Anuncios

¡Quiérela!

A D O L E S C E N C I A
Aceptación, dolor, osadía, libertad, efervescencia, soledad, crecimiento, emoción, nostalgia, contención, ira, amor.

1074484_640px_1503628171426

Grandes Esperanzas fue el primer libro que me regaló mi mamá. Recuerdo que tenía 13 años, que adoraba a Dickens, que ese libro era mío, único y de nadie más y que yo era una adolescente solitaria. Ahora ya no poseo ninguna de esas características, no así el libro, que sigue siendo mío, único y de nadie más, porque en él encontré lo que buscaba. Cada cierto tiempo lo releeo y siempre descubro detalles de acuerdo a mi edad y a mi condición, y así como la primera vez lo leí como hija, hoy lo estoy leyendo como mamá y, nuevamente, encontré lo que buscaba: “Me hizo llorar en mis adentros, que es el llanto más amargo que puede haber, pero ¡quiérela, quiérela, quiérela! Si te favorece, quiérela. Si te hiere, quiérela. Si te desgarra el corazón, y a medida que crezca y se haga más fuerte, aunque llegara a desgarrarte más… ¡quiérela, quiérela, quiérela!
Los adolescentes no son los incomprensibles, es el mundo atiborrado de adultos incapaces de comprenderlos…Y la niebla que se había levantado, se disipó y el mundo volvió a extenderse ante mis ojos, al igual que en Grandes Esperanzas.

 

Sueño de una noche de Relatos

1398369914-1_1502045368100_1502045573183_1502283972967_1502290152244

La terapia para superar mi insomnio consistía en que, en lugar de estar tendida con los ojos cerrados obligándome a dormir, los abriera, tomara un lápiz, una libreta e intentara escribir lo primero que se me ocurriera; pero en cuanto se me ocurrió algo, me dormí…

-Ranas, grillos, lechuzas, búhos, arañas y musarañas, ¡despierten!

-Mira, ella no es una rana y está despierta.

-Ha de ser, entonces, una lechuza.

-No lo creo, su mirada es como la de los gatos y ellos son mitad nocturnos y mitad diurnos.

-Es cierto, pero tampoco es un elfo como nosotros.

-Nuestro Rey debe haber vertido algún tipo de elixir sobre sus ojos, por eso no puede dormir.

-¡Eso es! El embrujo del elixir la hizo caer rendida de amor ante los pies de la noche.

-¿Qué le han hecho a esta humana?

-Nada, Oberon, solo la contemplábamos.

-Escuchen, par de desobedientes, aún recuerdo aquella larga noche de verano y no deseo más entuertos ni líos amorosos.

-¡Esto es sublime! -exclamó la insomne, mirándolos extasiada-. Estoy dentro de Sueño de una noche de verano.

Los tres quedaron estupefactos. Un elfo hizo amago de gritar, pero su compañero, veloz como un rayo, le cubrió la boca. Oberon, sereno como todo soberano que se precie, notó que mientras ellos perdían su tiempo conversando, ella había aprovechado el suyo escribiendo un sinfín de historias, y eso no era producto de ninguno de sus elixires.

-Ella nos vió, ¿qué haremos?

-Fingir que todo esto fue un sueño, pero ya que fue capaz de vernos, como recuerdo de nuestro furtivo encuentro, le obsequiaré uno de mis secretos.

Y acercándose a ella, Oberon susurró:

-No creas que el insomnio es no dormir, por el contrario, el insomnio es despertar a tu imaginación y soñar…

Desde aquel extraño sueño, mi insomnio se esfumó y todas las noches, antes de dormir, despierto a mi imaginación para que escriba por mí.  Ya son tantas las historias, que seleccioné las mejores para publicar mi primer ebook, al que titulé:

Sueño de una noche de Relatos.

https://www.bebookness.com/sueno-de-una-noche-de-relatos-zoe-ruiz.

Adiós a El Peris

Te extrañaremos amigo.

Días de alquiler

cropped-david-lazo

Esta es una noticia que me duele tener que compartir, por muchas razones. Hubiera preferido poder seguir disfrutando de sus escritos, de su frescura, de su optimismo, de su sentido de la lucha -quién sabe, quizá aún tenga algún poema programado para los próximos días-.

El Peris nos dejó ayer, de repente, y su familia desea expresar por este medio -al no tener los datos de su blog- su gratitud a todas las blogueras y blogueros que durante este año han compartido con él su tiempo, su sensibilidad, sus escritos y su apoyo. Fue muy importante para él. Muchas gracias.

Y, desde aquí, también aprovecho para agradecer a El Peris su constancia, su ejemplo, su apoyo. Echaré de menos tu presencia. En mis mañanas de navegación por estos blogs, habrá un hueco difícil de llenar.

El Peris

Ver la entrada original