Divagaciones de un Gato

picsart_11-22-11.39.23_1479825638942.jpg

He hecho uso de mis siete vidas caminando sobre infinitos tejados, en busca de respuestas, pero ni siquiera la Luna, que entiende el lenguaje de mis maullidos, ha podido ayudarme a resolver el misterio que envuelve a las personas. Así es, soy un gato y como todos los gatos, los perros o cualquier especie sobre y bajo la tierra, no consigo entenderlas. Quizás, su misterio radica en su contradictorio afán de mantenerse unidas, pero separadas por barreras, no como nosotros, que lo mismo nos da si somos angoras, siameses o callejeros y que nos reconocemos el uno en la mirada del otro, respetamos nuestros respectivos territorios y hacemos las paces después de reñir para obtenerlos. Las personas también son territoriales, pero no siempre hacen las paces y se aíslan alzando muros entre ellos, como si olvidaran que se necesitan entre sí. Sin embargo, después de cualquier suceso catastrófico, sea o no sea provocado por ellos, sus barreras se vuelven invisibles y el que esta de pie, le extiende su mano al caído, aunque levantarlo le cueste la vida. En momentos así, los admiro intensamente, porque sanan sus heridas como si fueran hermanos; sin embargo, su misterio persiste, ya que después de sostenerse, se sueltan y se olvidan. Así es, las personas son un misterio, un enigma milenario y universal que, teniendo ante sus propios ojos la llave para abrir la puerta de entrada a un mundo sublime, prefieren no usarla para permanecer dentro de un mundo cercado por fronteras. Su solidaridad no debiera ser ocasional y surgir solo en momentos de tragedia, ni mucho menos debiera estar sujeta a horarios, privilegios o costos monetarios, sino que debiera ser natural como el aire que respiran, pero del que no son dueños. Tal vez piensen que verse a sí mismos como uno más, les arrebate su categoría de seres únicos e individuales, pero todos lo somos, incluso yo, que soy un gato cualquiera, intentado resolver el mutuo misterio que nos atrae, haciendo uso de mis siete vidas y conversado con la Luna.

Anuncios