Asociación agobiada de jóvenes

big_25904366_0_850-685_1491156939348_1509941808816

-Nico, ¿cómo te encuentras hoy?
El muchacho permaneció sumido en la pantalla de su celular y no contestó.
-Nico, ¿cómo te encuentras hoy? -insistió el moderador del grupo de adolescentes agobiados crónicos anónimos que, dispersos sobre la alfombra como una mancha de tinta derramada al azar, al igual que Nico, observaban las pantallas de sus respectivos teléfonos celulares, inmersos en su propio mundo y no en la supuesta dinámica grupal.
-Reitero que todo lo que expresen no saldrá de estas cuatro paredes, pero, dado que el propósito de esta terapia es que aprendan a verbalizar lo que sienten, las cuatro paredes no tienen ningún sentido si ustedes no hablan -dijo el moderador con voz pausada y actitud que invitaba a reflexionar.
Nico tardó en percatarse de que la pregunta iba dirigida a él, ya que estaba chateando con el adolescente que estaba a su lado y que le acababa de enviar una foto.
-¡Contesta de una vez, tarado! -exclamó una chica que tenía problemas de concentración e irritabilidad y que, como no lograba retener los nombres de sus compañeros, utilizaba el mismo término para referirse a cualquiera de ellos.
-No lo llames así, recuerda que hasta que no memorices los nombres de tus compañeros, ellos no te llamarán a ti por el tuyo -intervino el moderador, disimulando la antipatía que sentía por ella-. Nico, por tercera vez, ¿cómo te encuentras hoy?
-¡Estoy harto de que me preguntes siempre lo mismo! -estalló Nico, con furia-. Me molesta que me tilden de adolescente problema cuando los aproblemados son mis padres, que prefieren que un tipo treintón, que no conozco, me dé las herramientas para que deje de chatear con gente desconocida que se hace pasar por joven, en lugar de hacerlo ellos.
-Doy por hecho que el tipo treintón al cual te refieres soy yo, ¿o es la persona con la que chateabas?
-¿Hay acá otro tipo que tenga treinta años, aparte de ti? No te hagas, todo en ustedes es de boca para afuera, porque modulan palabras, pero nunca aplican su significado y “amor” es una palabra que se demuestra amando incondicionalmente.
-Supongo que tu amor por ellos es incondicional.
-Sí, pero me frustra que no lo noten. Es fácil amar al hijo perfecto, no así al imperfecto, pero resulta que todos cometemos errores y si prefiero vivir conectado a internet, es asunto mío. Mis padres se desesperan, me amenazan con dejarme sin wifi, pero después me regalan un iPhone para hacer las paces. Son contradictados.
-Contradictorios, no contradictados, Nico -corrigió el moderador-. Por favor, prosigue.
-¡Como sea que se diga! Todos ustedes tienen un doble, triple, séptimo y hasta un noveno discurso y se engañan a sí mismos aparentando lo que no son. Por eso callo, yo vivo de boca para adentro y en mi mundo no existen palabras, existen emociones.
-Acabo de escucharte y créeme que fueron muchas las palabras que fluyeron de tu mundo emocional que, según tú, es de boca para adentro, cuando, en realidad, es de boca para afuera, recuerda que también fui adolescente, Nico -dijo el moderador, haciendo uso de su amplio repertorio de tonos comprensivos, en este caso puntual, el comprensivomelancólico.
-Usted no entiende, a mí me diagnosticaron depresión, pero no me permiten demostrar mi estado depresivo, y ya no doy más de tanto fingir una alegría que no siento para no deprimirlos a ellos, que lo único que hacen es lamentarse cada vez que digo que deseo pegarme un tiro o arrojarme al vacío -dijo el adolescente sentado al lado de Nico, que después lanzó una carcajada y, entre risas, continuó: tengo vértigo y me dan miedo las armas de fuego, no sé cómo es posible que me crean capaz de eso. Es ridículo que después de esos episodios me traten como loco y no pueda asistir al colegio.
-Veo que los tienes en la palma de tu mano -dijo el moderador, esta vez usando un tono comprensivoneutral-. ¿Nunca se te ha ocurrido pensar que los estás manipulando para no tener que estudiar?
-Él no está manipulando -dijo Nico, enseñandole la foto que su compañero le enviara al inicio de la sesión-. Él sufre, ¿acaso no oyes los gritos de sus brazos pidiendo ayuda?
El silencio rebotó dentro de las cuadro paredes y el moderador, hombre de treinta y cinco años de edad, futuro padre y con un pasado de hijo marcado por una adolescencia traumática, rememoró sus propias heridas y pensó que no eran nada comparadas con esas. De golpe, sintió que le pesaban los pies, las rodillas, las manos, la espalda, la boca, el cuerpo, la vida, el alma, el mundo entero, y con la frente empapada en sudor, buscó una silla y tomó asiento. El grupo de adolescentes, ignorándolo, regresó a su cibernético mundo colectivo. Un mundo plagado de imágenes, sonidos, palabras abreviadas, claves, contraseñas, seguidores, likes, #, @, suplantadores de identidad, bullying, mentes inseguras dentro de cuerpos perfectos, pero insanos y donde hasta el dolor emocional era fotografiado, difundido y comentado. Un mundo al que entraron felices a través de las pantallas de sus teléfonos celulares y del cual emergerían de la misma forma en la que entraron, pero como heridos de guerra.
-Nada es casualidad y todo deja efectos colaterales- murmuró reprimiendo las lágrimas, que horas más tarde derramaría estando a solas y no frente a ellos, un grupo de adolescentes queribles hasta la médula.
-¿Puedo agregarte dentro de mis contactos para que me ayudes a recordar los nombres de mis compañeros? -le preguntó la chica con problemas de concentración, que se había acercado a él y lo miraba con la fuerza que él no tenía.
-Sí -respondió el moderador con un tono de voz que acababa de asimilar y que era comprensivoayudameacomprender-. Hazlo, será un honor poder ayudarte, Esperanza.

Anuncios

13 comentarios en “Asociación agobiada de jóvenes

  1. XLII CONCURSO LITERARIO BELLA QUITERIA (2017)
    Segundo clasificado.
    En Munera (Albacete)
    Título. ADOLESCENCIA SOLITARIA
    Lema. La jaula de la adolescencia.
    Autor: Manuel Fdez. de la Cueva Villalba
    https://ernestocapuani.wordpress.com/

    Amigo, ¿en qué jaula viven tus efebos ojos?
    ¿Has perdido la palabra?,
    ¿o has perdido, de la mano de la tecnología, tus sentimientos
    y ya no conoces los gestos del amor?
    Dime, amigo, dime
    ¿cuál es el origen del dolor de tu cansada mirada?,
    ¿quién ha apagado la luz de tus pupilas? ¿Quién?
    No te inquietes, amigo
    y sal a la calle de los colores
    para liberar tu cibernética alma.
    Sal de esa ciudad,
    sal de esas calles solitarias por donde deambulan
    cuerpos sin alma y almas petrificadas como si fueran estatuas.
    Márchate lejos de esa ciudad de internautas
    donde sus cuerpos sin alma suben y bajan
    del autobús vacío de los sueños,
    del tranvía vacío de las palabras.
    Han olvidado cuidar su alma y sólo son capaces de navegar
    dentro de su soledad cansada.
    Han dejado de beber de la fuente del arte,
    de la fuente de la esperanza y sólo saben vivir dentro de una sociedad
    envasada de dolor y nada.
    Amigo, ¿en qué jaula viven esos ojos?,
    y dime ¿cuál es el dolor de tu adolescente mirada?

    Le gusta a 1 persona

  2. El sanador herido…..lo que nos mueve son nuestras heridas, solo que los padres habitualmente movidos por su propias heridas ni siquiera vislumbran las heridas de sus hijos…..díalogo de narcisos sordos, ciegos y mudos

    Me gusta

  3. Parece un retrato real sobre lo que está sucediendo ahora mismo, pero que intentamos comprender con la mente de ayer. Los cambios llegan para quedar grabados a fuego en nuestras vida y hay que aprender a manejarse entre ellos. Si mañana esos mismo jóvenes tuvieran que partir a la guerra, también habría que adaptarse. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes razón, hay que adaptarse a los cambios, pero no someterse a ellos. Para eso es preciso crear vínculos estables y mantener una relación contenedora y no sobreprotectora con nuestros adolescentes, sino no tendrán las herramientas emocionales para enfrentar la vida.
      Un gran abrazo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s