Djarnas. 2.

Comparto esta historia porque creo en ella y en el talento de su autor, mi querido amigo Israel.

El Destrio

El carro alcanzó de nuevo el horizonte.

-Quiero hablarte, djarn’fah. Hoy los dingos han comido carne djarna. Yo vengo de un pueblo que conoce el arte de la guerra. Sé de formas para ganar los ataques sin perder tantas vidas.

Ash, curtida en mil batallas, no podía tolerar que una recién llegada la pusiera en evidencia. Decirle como tenían que luchar, en contra de su tradición, era una afrenta y sobre todo la prueba más clara de que tenía ante sí a una futura rival.

-No ha llegado todavía el momento en que una esclava le diga a la djarn’fah lo que tiene que hacer.

-Soy djarna. He pasado la gran prueba. Me he ganado mi primera pulsera.

-Bruma ha matado a muchos mas hombres que tú. ¿Acaso ella se atreve a decirme cómo tengo que conducir a mis guerreras?

Las djarna rompieron a reír. Tsun, en la distancia, rogó por que Ash se…

Ver la entrada original 833 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s