16:30

Historias Furtivas

wp-1477101431741.jpeg

Sonó el teléfono por quinta vez. Molesta, porque mis intrucciones eran que no se contactara conmigo, salvo que se tratara de un asunto de extrema importancia, levanté el fono.

-Fabiola, sé que eres tú, te dije que no me llamaras.

-Disculpa, lo sé, pero tú no estás respestando nuestro acuerdo -contestó.

-Tú eres la que no lo esta respetando.

-Se supone que soy tu seudónimo, pero tú y yo sabemos que no es así…

-¿A qué te refieres?

-Verás, tú no solo estas haciendo uso de mi nombre, también usas mi aspecto, mis recuerdos, mis sueños, mi vida entera… -se escuchó un crujido y su voz se quebró, probablemente por su estado nervioso.

-Cálmate Fabiola, no es tan grave, puedo explicártelo todo.

-Te propongo algo -sugirió-, ¿recuerdas el café donde nos conocimos?

-Por supuesto que sí -afirmé-, supongo que deseas que nos encontremos.

-Supones bien, ¿tienes donde anotar?

-No, pero…

Ver la entrada original 480 palabras más

Anuncios

6 comentarios en “16:30

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s