El Gran Brainman

picsart_10-12-01.02.05_1476288587029.jpg

-Damas y caballeros, tengo el placer de presentarles al mejor mago, ilusionista, mentalista y escapista de todos los tiempos, al único, incomparable e irrepetible: ¡Brainman!

Como un resorte, al unísono, el público se puso de pie para ovacionar a su ídolo.

-Gracias por los aplausos -saludó el mago, haciendo una reverencia-. Ahora, sin más preámbulos, necesito que vuelvan a sus asientos y que no entren en pánico, pues ejecutaré una de mis más aclamadas proezas mentales, consistente en leer los pensamientos de uno de ustedes.

-¡Acá, Brainman! -exclamó un hombre, alzando los brazos-. Yo deseo que lea mi mente.

-Lo sé, acabo de leer tus pensamientos y ellos me dicen que deseas que lea tu mente – replicó el mentalista, ante el estupor del público que, como si fuese un solo cerebro  compartiendo la misma y probablemente única célula gris, suspiró de admiración.

-Acércate y haz el favor de subir al escenario -prosiguió Brainman, sin dejar de mirar a su audiencia-. A continuación, mi asistente procederá a vendarte los ojos y, mientras me concentro, les ruego silencio absoluto.

El mago cerró los ojos y al cabo de algunos segundos, los abrió y, observando al hombre, comenzó a hablar.

-Tu mente me dice que eres un solterón de cuarenta años llamado Andy y que te sientes solo, triste y abandonado.

-No es así -contestó el hombre-. Mi nombre es Charles, tengo 30 años y estoy felizmente comprometido

El público comenzó a abuchear, pero Brainman, imperturbable, continuó.

-Entonces, tu mente me dice que tu apodo es Charly y que eres un hombre felizmente comprometido, de 30 años, pero que te sientes solo, triste y abandonado… ¿o me equivoco?

El hombre titubeó antes de responder, ya que su novia se encontraba en la platea, pero instado por su subconsiente, admitió que Brainman estaba en lo cierto.

-¡Contemplad! -ordenó el mago y, solemne, haciendo aparecer una baraja de naipes, de la cual, después de manipularla un millón de veces, demostrando su ágil motricidad fina y sus dotes de crupier, apartó tres cartas y, disciplicente, tras lanzar al aire los naipes restantes que cayeron sobre el escenario, desparramándose como una alfombra, declamó:

-Estimado y respetable público, las cartas que arrojé representan la soledad de Charly, pero si él escoge una de las tres cartas que aparté, su vida cambiará para siempre.

-Pero si ni siquiera puedo verlas, Brainman -tartamudeó Charly- ¿Podría, al menos, darme algún tipo de indicio?

-Si con indicios te refieres a pistas, te daré tres: la primera carta es no hacer nada de nada y hundirte hasta ahogarte en tu soledad; la segunda, manifestarle al entorno que te rodea que te sientes solo y dejar que otros te levanten para no ahogarte en tu soledad; y la tercera, transformarte en mago de ti mismo y hacer aparecer, en lugar de un conejo, a otro yo.

-No sé cuál elegir -dijo Charly, en un tono que combinaba la súplica con el nerviosismo a la perfección-. Estoy tan confundido que aún no logro decidir.

-¡La tres, elige la tres! -gritó la novia de Charly, motivada por sus propias células grises o tal vez, por su propia soledad.

-Ya la oíste Charly; no obstante, eres tú y no ella quien debe elegir. Ten presente que tu decisión cambiará tu vida y que si eliges la tercera carta, tendrás que recordar que un mago es un artista del ilusionismo; por lo tanto, lo que harás aparecer será un yo existente, pero que tenías oculto dentro de ti, en alguna secreta gaveta de tu mente -sentenció Brainman.

El estimado y respetable público aguardaba boquiabierto y nuevamente, como si todos fueran un solo cerebro, salvo una tos, proveniente de alguna perdida garganta de algún perdido individuo, en masa cerraron la boca y guardaron silencio, expectantes por escuchar la decisión.

-El tiempo se agota Charly -presionó el artista-. No busques un yo en los demás, ellos no son la causa de tu soledad, ni  deciden por ti, solo busca un yo, parecido a mí y te prometo que nunca más volverás a sentirte solo.

-Elijo la tercera carta -dijo Charly, en un tono que combinaba la inseguridad con el aplomo, a la perfección.

-Magnífico -exclamó Brainman, enseñando la carta elegida por Charly, que, de las tres, era la única impresa, pues las otras dos estaban en blanco-. Ahora, mi asistente procederá a sacarte la venda de los ojos y serás un hombre nuevo.

La asistente retiró la venda y Charly se encontró frente a un hombre al que acababan de retirarle una venda de los ojos y que, entre la ovación del público, retornaba a su asiento, mientras él, convertido en el mejor mago, ilusionista, mentalista y escapista de todos los tiempos, hacía una reverencia y elegía a otro voluntario, con el cual tendría que intercambiar su yo, en una incesante cadena, porque Brainman no era uno, era muchos.

Anuncios

17 comentarios en “El Gran Brainman

    1. Gracias. Me inspiré en Ortega y Gasset y su frase “Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella, no me salvo yo”, porque finalmente, aunque otros intenten salvarte, el que toma la decisión de hacerlo o no, es uno mismo. Saludos, gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  1. Hola Zoe, te escribo, tal como te aseguré. Me ha gustado el relato, me gustan los relatos que escribes, siempre cercanos al ámbito de la fantasía pero indagando constantemente en los misterios del yo, en la infinita diversidad del yo. Esas tentativas literariamente son difíciles de acometer y aún más de resolver con éxito. Generalmente, escribimos desde la ignorancia, y al hacerlo, accedemos a un cierto conocimiento que, si somos honrados, debemos inmediatamente cuestionar. Desde esa perspectiva, algunos de tus relatos, por la envergadura de la temática, se oscurecen narrativamente al final. La impresión que tengo es que tiendes a cerrarlos demasiado, y del mismo modo que aplicas un estilo sencillo y suelto, muy eficaz y melodioso al comienzo, también este se vuelve más trabado cuando alcanza su desarrollo y se acerca all final, en consonancia con esa difícil metafísica que en ocasiones planteas. Este relato participa de alguna de estas cosas. No quiero alargarme más, Zoe, espero poder seguir conversando en otro momento. Los formatos del comentario tienen sus límites, ya lo sabemos. Aprecio mucho tu trabajo y te tengo el afecto que exige la amistad. Un abrazo grande.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Eladio, tendré en cuenta lo que me dices. Toda crítica constructiva es un paso adelante para la próxima vez hacerlo mejor.
      Un gran abrazo y también lamento no poder extenderme más sobre este tema.

      Me gusta

  2. La vie est un poème vécu au jour le jour
    Avec ses joies, ses échecs, ses tristesses
    Ses amours et ses détresses

    Il faut savoir garder l’espoir

    Réussir ses combats contre la maladie ,ses désillusions ect ….

    Etre solidaire entre amis (ies)


    Avoir du cœur c’est comme si on avait envie de tout partager

    N’oublie pas que la vie est un poème vécu au jour le jour

    Alors vit ,,,,,ce poème, ce petit écris je le partage avec toi

    Gros bisous

    Bernard

    Bonne soirée ZOE
    j’aurais bien aimé être illusionniste ou magicien

    Le gusta a 1 persona

  3. Bonsoir belle ZOE

    J’ai vu ton passage sur mon blog
    Je me permets de rentrer dans ton univers
    Pour te dire merci
    Merci de ta fidélité
    Merci de tes commentaires
    Merci du fond du coeur
    Merci pour tout
    je te souhaite une très bonne soirée

    Une excellente semaine à venir avec une petite chute de température

    Reste bien au chaud

    Prends bien soin de toi

    Gros bisous Bernard

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s