Solo si deseas contar hasta tres

If I had words to make a day for you

I’d sing you a morning golden and new

I would make this day last for all time

Give you a night deep in moonshine

(Camille Saint-Saëns “El Carnaval de los Animales”)

picsart_06-18-11.44.21.jpg

-Pssst, psst, tú.

-¿Me hablas a mí?

-Si, tú, la intelectual de cabello largo que mira a lontananza, vestida con una chaqueta aparentemente de gamuza, que espero sea sintética, con un bolso enorme, no voltees y escúchame.

-¿Intelectual?

-Me faltó agregar sofisticada.

-Hey, no te pases de listo conmigo; además, no creo ni media palabra de lo que dices, salvo que tengo un bolso inmenso y que miro a lontananza. Por lo demás, no pretendo voltearme ni conversar contigo.

-Capto, no hablas con desconocidos, pero yo no soy un desconocido cualquiera.

-¿Cómo dices?

-No, no me mires, haz de cuenta que no estoy acá, disimula y escúchame.

-Tienes una voz extraña, pero esta bien, te escucho.

-Pídeme un deseo.

-Lo que me faltaba, es obvio que debo estar alucinando para estar conversando contigo, pero entraré en tu juego y te pediré un deseo: quiero ver a todas mis mascotas juntas, ellas fueron mis mejores amigos y me obsequiaron los más bellos instantes de mi vida.

-Cierra los ojos y cuenta hasta tres.

Mi entorno desapareció y me encontré en un prado lleno de tréboles y flores. De pronto el sol alumbró, tiñendo todo de dorado, y mi dulce fox terrier corrió hasta mí junto a mi travieso ovejero peludo; después mi gato, llamado Gato, raudo, bajó de un árbol y trepó a mi espalda, al igual que Emma, la gatita más linda del mundo, que sonrió al ver a mi amado trío de hámsters, y la gallina que decidí adoptar cuando era muy pequeña, se acercó a nosotros cacareando, y todo fue luz, ladridos, ronroneos, caricias, narices húmedas, plumas y risas.

-Abre los ojos.

-¡Gracias!

-Te lo dije, estabas de suerte.

-Me regalaste un instante eterno maravilloso.

-Asi es.

-¿Los volveré a ver?

-Verás, yo no hice nada, “cierra los ojos y cuenta hasta tres” fue la llave, pero la puerta la abriste tú, por lo que puedes volver a abrirla cuantas veces quieras.

-¿Estás seguro?

-En lo absoluto, ya te lo dije, yo no fui el causante de tu instante eterno, mírame, soy un ganso, no un mago y debo emigrar.

-No comprendo porqué llamaste mi atención con tus psst si ahora me dices que tú no hiciste nada. Además, eres un pato, esto es absurdo.

-Soy un ganso, no un pato, ten más respeto; no obstante, admito que tienes razón; en fin, como sea, abandono tu zoelandia para emprender mi vuelo.

-Espera, mi chaqueta.

-¿Qué con ella?

-No es sintética amigo ganso.

-¿Te sientes culpable porque eres animalista?

-Asi es.

-Soy un ganso, no un grillo.

-Aludes a mi consciencia, eres muy sabio.

-Aludo a cualquier grillo, a mí no me incumbe tu consciencia, me marcho, good night my lady.

En efecto, el ave aleteó y se encumbró por los aires. Lo contemplé unos segundos sin entender lo ocurrido; sin embargo, nada perdía con intentarlo nuevamente. Ilusionada, me concentré con todas mis ansias, tomé aire, cerré los ojos, conté hasta tres y… todo fue luz, ladridos, ronroneos, caricias, narices húmedas, plumas y risas.

Anuncios

20 comentarios en “Solo si deseas contar hasta tres

      1. Claro, mira que una vez leí que el 94% de las veces que extrañas a alguien te estás recordando cuando tienes eras feliz (yo estudio estadística precisamente).
        Yo siento! No soy una maquina jajaja Pues no se, soy un solitario y eso duele así que supongo que solamente es una sensibilidad por fuera del rango común.

        Le gusta a 1 persona

      2. Estoy en mi propio bando, a veces busco la soledad, pero no soy solitaria, también soy sensible, pero no solo veo la parte triste de la vida, sino también la alegre, la humorística (reirse de uno mismo hace bien) y soy pensante por naturaleza, no me dejo llevar por opiniones ajenas, o por lo que la sociedad impone como correcto o incorrecto. Eso sí, nunca apoyaré a la violencia como solución, sino a la palabra.

        Me gusta

  1. Ajá, particular, difícil de clasificar. Tu propio mundo. Bueno coincido, no queremos luchas, ni un mundo de antivalores, nadie quiere dolor de hecho.. más no saben que lo causan-en su mayoría-. Yo apoyo la palabra, la razón, las ideas hasta un límite porque no somos solo razón verdad. Eso también tiene su peligro inmenso. Nos salva ser `sensibles`.

    Le gusta a 1 persona

    1. Exacto, la sensibilidad es saber aceptar las derrotas, las equivocaciones, porque nadie es poseedor de la verdad ni de la razón absoluta, la sensibilidad es saber ganar y perder con mesura, no con excensos. Tal vez por eso me gusta el ejedrez y siempre lo comparo con la vida…

      Me gusta

      1. Acabo de recordar como lo decía Galeano, creo que es la palabra adecuada: sentipensante. Es lo que intentas definir me parece.
        “…uno no dice una verdad, sino una verdad propia que se suma a otras verdades propias intentando dar alguna explicación”

        Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s