La historia de una Idea


PicsArt_05-02-07.25.40
“Ningún ejército puede detener una idea a la que le ha llegado su momento” Víctor Hugo

Soy una idea destinada a las letras y mi existencia depende que aquel digno de escribir mi historia. Por esperarlo, me he negado a darles vida a Otelo, Fausto y Edmundo Dantés. No me arrepiento, sé que todos ellos, han tenido que pagar con sus lágrimas la celebridad que les fuera otorgada por sus escritores al imponerles existencias colapsadas de tragedias, sentenciándolos a repetir los mismos errores, a sufrir las mismas desdichas, sin poder modificar ni la más insignificante de sus acciones. No envidio su fama, para mí no son más que una bandada de ilusas ideas, atrapadas en una lamentable inmortalidad. Observar sus sonrisas forzadas a punto de desmoronarse, como si fuesen de concreto, y oír sus llantos reprimidos, penurias de sus propios autores, me desalientan, pues mi existencia también consistirá en estar compactada en un libro reviviéndo mi final y mi principio, en un ciclo sin fin. Pero los escritores insisten en ofrecerme dramas y un sinfín  de personajes han desfilado ante mí. Afortunadamente, no acepté ser la hermosa Emma Bovary, que murió víctima del arsénico que ella misma ingirió, ni Ana Karenina, que desesperada, se arrojó a las vías del tren. Tampoco quise ser un extranjero condenado a muerte, ni un pintor atrapado en el túnel de su propia soledad. Me sentí tentada de ser un tierno burro llamado Platero, pero no pude hacerle frente a su carga emotiva y un gato negro y un cuervo, ambos del mismo autor, me horrorizaron. Repetir “nunca más” una y otra vez, debe ser desquiciante y como idea, rechazo toda temática de índole siniestra. Pero mi momento por fin ha llegado, pues encontré a aquel digno de escribir mi historia. Me ofreció ser un Plymouth fury color rojo de colección, que será muy amado por su dueño y he aceptado. Seré protagonista y no sufriré, ni haré sufrir a nadie, tampoco arrastraré culpas, ni venganzas y me llamaré Christine…detalle algo peculiar para ser un automóvil, pero qué importa, Stephen King es mi elegido y mi existencia será feliz, ¿o será idea mía?

http://www.copyrighted.com/copyrights/view/fewp-carg-ngpk-8eqn

Anuncios

4 comentarios en “La historia de una Idea

    1. A mí me gusta Stephen King, es un maestro en su género, pero ese auto rojo tieme todo lo que esa idea no quiere y la pasará pésimo. Es difícil eso de ser un personaje literario, y quién sabe, también todos nosotros lo somos…

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s