Siempre que nacía un niño o una niña, las tres hermanas tejedoras, se presentaban al tercer día de su nacimiento, para asignarle su cuota de vida, de felicidad y de tristeza, sellando así, su inevitable destino. Tal vez, sea solo una antigua leyenda griega y las Moiras, temidas hijas de la noche, te resulten lejanas, sin embargo, independiente de tus creencias o de tu religión, si has escuchado la frase, “tu vida pende de un hilo”, te parecerán cercanas y recordarás que nuestra existencia es frágil, como todas las que nos rodean y que nuestra misión es valorarlas y protegerlas, sin distinción.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s