Bajo la higuera

“Vivir, aunque sea por un instante, es el deber y la misión más alta que debemos cumplir”. Goethe, Fausto

picsart_07-24-05.02.17.jpg

Como todos los días, esperé que atardeciera y, raudo, me enfundé en mi abrigo, tomé mis llaves, acaricié a mi perdiguero y partí rumbo a un parque cercano a mi hogar. Alcancé a escuchar “regresa pronto, esta comenzando a llover”, pero, indiferente, no respondí. Cansado de todo y de todos, solo quería alejarme para reflexionar en paz y unas gotas de agua no me detendrían; sin embargo, mientras caminaba la lluvia se hizo más intensa, por lo que apuré mis pasos para refugiarme bajo la higuera del parque. Aquel árbol solitario y añoso, maldito para algunos y sagrado para otros, me acogía sin condiciones, al igual que mi perro, siempre postergándose para tratar de alegrarme, no como nosotros, que sin querer condicionamos hasta lo que soñamos. Desilusionado de mi especie, de mi vida y de mí, anhelé ser como aquella higuera y, afirmando mi espalda en su tronco, cerré los ojos, disfrutando del sonido de la lluvia sobre las hojas, del lejano tañido de las campanadas del ángelus y de la suave brisa que suele acompañar al otoño.

-¿Estas conforme con tu vida?

Sobresaltado por aquella voz, abrí los ojos y la vi. Era una mujer rubia, pálida y delgada, vestida enteramente de negro y, a pesar de su aspecto inofensivo, me pareció peligrosa. Como la lluvia había cesado, la noche y el silencio se habían adueñado del parque, dejándome a solas con ella. La observé nuevamente y noté que tenía los ojos maquillados de negro, al igual que sus labios y sus uñas. Pensé en huir, pero algo en ella me resultó familiar y me senté a su lado. Como si nada, encendió un cigarrillo y mientras fumaba y exhalaba humo como sahumerio, volvió a preguntarme:

-¿Estas conforme con tu vida?

-Supongo que sí, ¿por qué lo preguntas?

-Supones que sí… Dime, ¿te parece hermosa la vejez?

-Creo que cada etapa de la vida tiene su propio encanto.

Sin mirarme, me pidió que me limitara a un “sí” o a un “no”. Nuevamente preguntó:

-¿Te parece hermosa la vejez?

Reflexioné y, titubeante, susurré:

-No.

-Por tu edad, debes tener muchos fracasos a cuestas, probablemente tantos como tus achaques, ¿o me equivoco?

-No.

-Seguramente, eres de los que creen que la vida supera a la muerte y que el alma es infinita; ¿jamás dudas?

-Dudaba, ahora no.

-Y si te dijera que después de esta vida nada sobrevive, ¿volverías a dudar?

-No.

-¿Entonces por qué temes y sufres tanto? Vienes acá, amparándote en un árbol porque sabes que él no puede contradecirte, siempre solo, escapando de la vida como si la muerte no pudiera alcanzarte, eres un viejo patético.

-Suficiente. Eres una irrespetuosa, yo ni siquiera te conozco.

Me puse de pie dispuesto a marcharme.

-Una última pregunta -insistió-. ¿Si pudieras tener el respeto que te mereces y saber más de lo mucho que ya sabes, aceptarías que te lo otorgara?

-No, no aceptaría, ¿conforme?

-Podrías volver a ser joven y recorrer el mundo dictando conferencias, rodeado de admiradores y, de paso, publicar tu tratado sobre la relación entre tu adorada química y la filosofía.

La observé de hito en hito. Su tono de voz y su sonrisa eran convincentes y ella me recordaba a alguien, pero no sabía a quién…

-No –murmuré.

-¿Estás seguro? Yo puedo otorgarte todo eso, mi querido amigo. ¿Aceptas?

-No soy tu amigo -respondí tajante.

-Pero si negociamos, podríamos ser grandes amigos, incluso socios. ¿Te interesa?

De golpe, noté que bajo su maquillaje y el humo de su cigarro, ella era idéntica a mi hija.

-Depende del negocio –respondí, algo vago-. Disculpa, no me mal interpretes, pero tú me recuerdas a alguien que conozco.

-Escucha anciano, basta de rodeos, tú sabes quién soy, pensaste tanto en mí que me invocaste y heme acá.

Abrió su bolso, sacó una tablet, buscó y leyó en voz alta.

-78 años, graduado en química, estudioso, buen tipo, pero al que nadie respeta y al que solo recuerdan para pedirle favores.

-Favores que nunca me retribuyen…

-Puedo hacer que tu situación cambie.

-Si eres quien creo que eres, ¿por qué te vistes así y te pareces a mi hija? Mefistófeles adopta forma de hombre y yo no te invoqué, me gusta leer a Goethe, especialmente Fausto.

Lanzó una carcajada.

-¡Eres tan predecible! Tú deseabas este encuentro, solo que esperabas a un fulano vestido con una túnica y apestando a azufre, pero hasta yo, que tengo milenios, estoy más actualizada que tú. En cuanto al resto, yo solo expuse tus miedos y tus anhelos en forma de pregunta.

-Dime quién eres.

Me observó como si leyera mi mente, levantó el mentón y respondió:

-Muchos de ustedes creen ver el mal en donde no existe y persisten en ver el bien en donde no lo esta, pues al estar sujetos a prejuicios, se vuelven ciegos. Te sorprenderá saber que muchos de aquellos prejuicios no son más que sus propios deseos reprimidos y eso, mi amigo, es anhelar ser como la persona que consideras mala, o cuyo comportamiento repruebas, en tu caso específico, tu hija, por eso adopté su aspecto.

-No te atrevas a meterla en este asunto y dime tu nombre.

-Tú ya lo mencionaste, debes estar enterado que soy un mensajero, un embajador, un ángel castigado a vivir en el exilio por sus ansías de conocimiento. También me llaman ψιλής , el que no ama la luz.

-¿Y no la amas?

-La recuerdo, no es posible olvidar algo tan sublime…

Guardó silencio. Luego se puso de pie, arrojó la colilla al suelo y prosiguió rápidamente:

-En fin, ya que no haremos ningún trato, debo partir, tengo asuntos que atender, citas, firmas, contratos, ya sabes, mi trabajo nunca concluye.

Mi cabeza daba vueltas, nada de esto podía ser real, era todo producto de mi imaginación, sin duda.

-No soy producto de tu imaginación -dijo solemne-. Te lo dije, eres predecible, pero yo no.

Retrocedí, alarmado.

-Te advierto que soy mucho más que un personaje dramático, yo existo, soy.

Y rápida como una serpiente, se acercó a mí y susurró:

-Sé que caminas sobre los trozos de tu alma, pues ésta se rompió en pedazos hace mucho tiempo. Conozco tu dolor.

-Mientes –balbucié.

-Dame tu alma para unir sus fragmentos y te daré lo que buscas.

“Finalmente estoy cara a cara con el demonio –pensé, rendido-. Mi amargura se encargó de llamarlo, mi frialdad, tantas cosas… recordé a mi hija pintando sus locos lienzos, uno en especial, uno que encontré particularmente pésimo, las palabras que utilicé para demostrarle mi desagrado y su pasión al responderme que su pintura podía leerse y escucharse como si tuviera alma y recién ahora la comprendía.¡Eso es! Tal vez aquella respuesta podría salvarme”.

-Acepto, te doy mi alma.

-Vaya, no eres tan predecible, admito estar gratamente sorprendida.

-¿Dónde firmo?

-¡Que determinación! Ahora sí que me recuerdas a Fausto. Espera, esto te gustará, es el método clásico -hurgó en su bolso y, orgullosa, me extendió una pluma y un documento escrito con letras góticas.

Tomé la pluma.

-¿Y la tinta?

-Es sin tinta, debes firmar con tu sangre.

-Entonces no puedo firmar.

-Es solo un leve pinchazo, no te dolerá.

-No tengo sangre, ¿acaso no notaste que estoy hecho de óleo y que mi vida es una tela?

Desconcertada, me observó de pies a cabeza. Extendió una mano para tocar mi rostro y al sentir la textura del lienzo, la retiró asqueada.

-¡Tramposo! -rujió furiosa, arrebatándome su pluma-. No ganaste nada engañándome, veo tu oscuridad.

Y envuelta en una nube de fuego, desapareció.

Sentí un nudo en el estómago, nudo que trepó hasta mi garganta y lloré como no lo hacía desde niño. Luego, una profunda serenidad me abrazó, y esta vez apuré mis pasos para llegar a mi hogar y vivir, vivir intensamente.

Mefistófeles quedó pensativo, asumiendo que sería el hazmerreír en el infierno por dejarse engañar, pero no le importó. Vivir no era fácil y aquel hombre no se merecía las torturas del infierno, se merecía la gloria del cielo con toda su luz y recordando que alguna vez había sido un ángel, contempló las estrellas y suspirando, se diluyó entre colores, lienzos y trementina, al igual que la noche y la brisa.

Solamente quedaron estos párrafos, párrafos que alguien pintó… bajo una higuera.

Anuncios

20 comentarios en “Bajo la higuera

  1. Me ha gustado mucho, tanto la historia y el modo en que la muestras como tu forma de narrarla, de una manera muy amena. He visto en los personajes una gran profundidad que se va incrementando a medida que avanza el relato. Es un gran escrito, te seguiré leyendo 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s